Canal la cocina del tiempo

Un viaje en el tiempo. El tiempo como coordenada del espacio

El tiempo es un sistema de ordenación de sucesos, lo que nos permite ubicar un objeto en el espacio en un momento determinado. El tiempo es medible, tiene principio y fin, no es eterno, es limitado y desde un punto de vista meramente racional no cabe otra cosa.

La vida es lo más importante de la existencia de un ser vivo, la medimos en tiempo, por tanto el tiempo es un factor determinante para el ser humano.

Soy una persona obsesionada con el tiempo.  A lo largo de mi vida el tiempo tuvo un valor distinto; de niño carecía de importancia, era lento; de adolescente era un elemento restrictivo, determinaba horarios y periodos,  limitaba la diversión; durante la juventud comenzó a tener un valor, las acciones en el tiempo se iban convirtiendo en logros, había un deseo continuo del  mañana; con la madurez el tiempo comienza a tener un peso importante en la escala de valores y llega un momento que el tiempo se convierte en patrimonio, “soy el dueño de mi  tiempo”, el tiempo comienza a tener más valor que el dinero, percibo un paso acelerado del tiempo.

La velocidad del tiempo, la maquina del tiempo

La velocidad del tiempo

¿Y qué valor le puedo dar a algo que no tengo capacidad para entender?, el tiempo como dimensión, como una coordenada más del espacio.  Tengo que recurrir a  la fe y a alguna  teoría y todo apunta a la de la relatividad.  Entiendo con claridad lo que alcanza mi capacidad mental pero, obviamente no soy capaz de asimilar nada fuera de ese nivel porque ni lo conozco, ni tengo capacidad  para percibirlo, por tanto, en este ámbito una hipótesis podría ser cierta pero soy incapaz de confirmarla porque mi entendimiento no da más allá, ¿pero es posible?, bueno,  ¿y porque no?

Hace unos días en mi otro blog “la cocina del tiempo”  escribía sobre una leyenda –  que ha sido la que me llevado a escribir este post –  diferente  en el continente y similar en el contenido a otras historias relacionadas; la leyenda cuenta la historia de una niña en el Barranco Badajoz (Tenerife) que fue a buscar peras y regreso unos minutos más tarde, en su casa dejó a sus padres, que vivieron su desaparición durante 20 años, en su reencuentro la niña no había tenido ningún cambio mientras sus padres eran unas personas ya envejecidas, esta leyenda data de la primera década del siglo XX.

En la primera década del siglo XX, también, ocurre un hecho destacado, Einstein  expone su “teoría de la relatividad especial”.  El caso de la leyenda del Barranco Badajoz es un ejemplo de la teoría de la relatividad, lo que se ha llamado “la paradoja de los gemelos” que explica de una forma práctica la teoría de la relatividad especial, donde los efectos de la relatividad no son observados por uno mismo, sino por otro observador:

–  La niña sale de su casa a una velocidad terrenal.

–  Se encuentra con un ser de color blanco, posiblemente de otro planeta, que la invita a seguirle.

–  Ambos se embarcan en un viaje espacial a una velocidad que podría rozar la velocidad de la luz (casi 300.000 kms, por segundo).

–  Recorren una gran distancia durante 5 ó 6 minutos y a su término el hombre deja a la niña nuevamente en el lugar de origen

–  Lo que para la niña han sido 5 ó 6 minutos para sus padres (los observadores) han sido 20 años de espera desesperada.

La velocidad de la Luz, la maquina del tiempo.es

La velocidad de la Luz

Ahora voy a cambiar la leyenda del Barranco Badajoz y voy poner un punto de origen en el Barranco Badajoz y un punto de destino en Venus, a la niña le voy a colocar un reloj de pulsera con calendario y en la estación de destino en Venus voy a colocar otro reloj. La distancia es larga, 108.200.000 kilómetros, al llegar la niña a Venus habría tardado –  viajando casi a la velocidad de la luz – algo más de 6 minutos según su reloj pero al llegar a Venus, debe poner su reloj en hora, tiene que adelantarlo, quizás más de 20  años en el calendario.”Vaya, que como mucho la niña de las peras  pudo llegar y volver a Mercurio, porque en  ir y volver a Venus se tardan unos minutillos mas”.

Relojes idénticos para observadores diferentes no tienen porque coincidir, a la velocidad de la luz las agujas deben detenerse, a la velocidad de la luz no existe el paso del tiempo porque la luz no envejece. Esto forma parte de la teoría de la relatividad.

En la teoría de la relatividad especial Einstein afirma que la velocidad de la luz es el límite de la velocidad impuesto por la naturaleza, no hay nada más rápido y realiza dos afirmaciones para su exposición:

** La velocidad máxima que existe es la de la luz, es constante y no  importar quién o como se emitió.

** La coordenada del tiempo debe tratarse como una coordenada más del espacio.

Viajar a la velocidad de la luz es algo que no podemos experimentar, porque se escapa de nuestra capacidad. Así sí imaginamos un vehículo capaz de alcanzar una velocidad limite nunca podría alcanzar la velocidad de la luz porque a medida que se aproximara su masa iría aumentando de forma infinita y necesitaría una energía infinita para seguir aumentando su velocidad, por eso no conseguiría nunca alcanzar la velocidad de la luz. El vehículo se contraería  a medida que aumenta la velocidad y su interior el pasajero/observador no percibiría nada anormal, aunque – si fuera posible la observación – un observador externo vería como todo se ralentiza en el interior del vehículo.

La velocidad de la tierra, la maquina del tiempo.es

La velocidad de la tierra

La luz tiene efectos sobre el espacio y el tiempo. Los efectos de la relatividad especial dependen de la velocidad con que uno se mueva, es en el movimiento donde está la verdadera definición del espacio y del tiempo, pero el movimiento solo tiene sentido con relación a otros objetos.

No voy a seguir, porque empiezo a no entenderlo, pero:

–  Si asumo que la teoría de la relatividad es cierta, también puedo asumir que el viaje de la niña del Barranco Badajoz también lo fue, y por tanto que los extraterrestres existen – ya que nosotros no tenemos medios para viajar a la velocidad de la luz – y esta afirmación me obligaría a releer un post que hice en este blogs en el que me preguntaba ¿Son los extraterrestres hijos de Dios?

–   Por otro lado,  sí los neutrinos – medidos en el laboratorio de Gran Sasso hace pocos días– se confirmase que  pueden viajar a mayor velocidad que la luz, ¿entonces podemos echar a volar la imaginación?.  Comencé el post diciendo que el tiempo medía un orden temporal, siempre había un principio y luego un fin, a la mitad del post – en boca de Einstein – dije que el límite de la velocidad es la velocidad de la luz, a esa velocidad el tiempo no envejece, porque así lo ha querido el creador de nuestro Universo, pero sí hubiera algo que viaja más rápido que la luz, ¿qué es lo que van a percibir ahora los observadores?, ¿donde ubico el principio y el fin?, ¿se va a convertir el tiempo en un escenario para el observador?

Share

Comments are closed.