Canal la cocina del tiempo

Un problema, un solo problema

Yo siempre he pensado que cuando hay un problema, tengo dos problemas, dos tipos de problemas:

–         El primero es ser consciente que el problema existe y esto se resuelve en el momento que tomo conciencia y voluntad de resolverlo.

–         El segundo es conocer los motivos que lo han provocado. Este proceso de análisis es  complejo y en muchos casos requiere la colaboración o el apoyo de otros que son más conocedores que nosotros en el ámbito que se ha generado.

A partir de aquí a los problemas se les da una solución; en unos casos la mejor solución, en otros la posible, en otros se opta por una alternativa viable y en otros no queda más que la resignación. Este último caso es el fin, como se suele decir “todo tiene solución menos la muerte”.

Así dicho resulta demasiado teórico y generalista, incluso leído sin reflexionar puede parecer que el primer tipo de problemas lo he escrito porque resulta obvio y puede quedar incluso gracioso, pero no es así, el primer tipo de problemas son los realmente graves. Los segundos esta claro que tienen solución o al menos una explicación, pero los primeros son los que, en la mayoría de los casos, terminan con la resignación.

Voy a imaginar una empresa en la que hemos detectado un problema, por tanto hemos superado el primer problema y ahora afrontamos el segundo, y en ese sentido actuaremos con más o menos acierto.

Pero, además,  en esta empresa siempre hay un problema del primer tipo, el que no conozco por ignorancia, por desidia, por falta de preparación,  por falta de creatividad, por falta de iniciativa, porque solo me gusta oír lo que quiero oír, porque es difícil aceptar que me equivoco,  y por un sinfín de porqués.

Puesta de sol, la maquina del tiempo.es

Puesta de sol

Y en este sentido, yo estoy convencido que dentro de 10 años la mayoría de los negocios, profesiones y actividades serán muy diferentes a lo que son hoy. Y esto es un problema y un reto, para el que hay que prepararse, formarse, afrontar los cambios sin pereza, ser creativo, tomar la iniciativa, ser autocritico y un sinfín de aptitudes y predisposiciones.

Ahora voy a imaginar un País que tiene un problema y por fin lo conoce. Que por ignorancia, falta de preparación o por intereses no quiso oír que había un problema durante mucho tiempo.

Este País ahora se encuentra con un problema del segundo tipo, de los que hay que solucionar, pero no soluciona y además la sombra del primer tipo de problemas nubla continuamente la realidad. Quizá este País podría llamarse España.

Para terminar voy a aplicar mi modelo simplista de visión de los problemas a España, y me pregunto sí ¿España tiene muchos problemas que esperan solución? o tal vez ¿España tiene un solo problema?, uno solo y no mas, un problema del primer tipo, un problema con nombre y apellidos.

Share

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>