Canal la cocina del tiempo

Trekking por el Triangulo de oro

Trekking por el Triangulo de oro, la maquina del tiempo.es

En septiembre de 1990,José Ramón y yo visitamos Tailandia, justos de equipaje y más justos aun de dinero.

Una noche, paseando por el “Night Market” de Chiang Mai conocimos a un tipo que decía serguía y nos acompañaría por el “Golden Triangle”,dicho y hecho, sin encomendarnos a nadie acordamos que nos recogería a la mañana siguiente junto a su colega para disfrutar de un trekking.

Trekking por el Triangulo de oro, la maquina del tiempo.es

Trekking por el Triangulo de oro

Pocos detalles puedo dar de al zonas que conocimos y los sitios donde pasamosya que no teníamos claro dónde íbamos ni donde estábamos, en alguna ocasión nos comento que estábamos enMae Sai, a pocos kilómetros de la frontera de Laos y cerca de Birmania, solo las fotos pueden dar alguna pista de la localización.

Fuimos en coche en dirección norte desde Chiang Mai. Durante el camino hicimos una parada para comprar comida y una vez llegamos al final de un camino el coche nos dejo y comenzamos a andar.

En una tribu tuvimos una anécdota curiosa con los niños, nos pidieron comida y les ofrecimos plátanos. No los aceptaron y se fueron desilusionados. Cuando preguntamos  porqué, nos dijeron que plátanos tenían en cualquier árbol (logicamente plataneros), que les ofreciéramos otras cosas, eso hicimos y ya difícilmente nos los podíamos quitar de encima.

Llegamos a un poblado, no sé de qué tribu se trataba y preparamos la comida yasí íbamos pasando por diversos escenarios, mas tribus y alguna situación ligeramente tensa en el encuentro con un grupo de nativos que quería saber que había en nuestras mochilas sin nuestro consentimiento.

Campos de arroz, bosques de bambú, monos, serpientes, millones de mariposas, escarabajos de todos los tipos y alguna sanguijuela que nos acompaño pegada en los tobillos hasta que notamos una mancha de sangre en los calcetines  y fue descubierta.

Otras tribus y un elefante con su chofer, un muchacho de 14 años casado y con un hijo, segun nos conto.

Trekking por el Triangulo de oro

Amanecer

Ausencia absoluta de sonidos urbanos, la via láctea y risas en las cabañas cercanas donde el guía “se ponía”con sus colegas. Sin lavabos, ni duchas, ni wc….. Lo recuerdo como una de las mejoresvivencias que he tenido, después de tanto tiempolo sigo recordando con mucho detalle.

En el rafting por el rio tuvimos un acompañante más, miembro de una tribu,que nos ayudo a manejar la balsa,hicimos varias paradas. El descenso en balsa fue apasionante, relajado, movido, con vistas inigualables y remojones con la misma calificación quelas vistas.

El regreso a Chiang Mai fue en coche nuevamente con los huesos molidos, sucios, barba marcaday con un recuerdo imborrable.

Localizacion

Galería Fotográfica

Share

Comments are closed.