Canal la cocina del tiempo

Timbal de almendritas (choquitos) en salsa con su tinta. Curiosidades de los chocos.

Timbal de almendritas, la maquina del tiempo.es

Timbal de almendritas

Los choquitos, almendritas, castañuelas  o castañitas (sepia elegans), pueden llegar a medir hasta 6 centímetros,  son fácilmente localizables en los mercados desde el cabo de San Vicente hasta el litoral gaditano. No tienen nada que ver con las puntillitas, ni con los pulpitos, ni con los chipirones.

También existe el “chopito” que es en realidad la sepia orbignyana, conocido en algunos lugares como “choco del pincho en el culo”, en referencia a la característica que lo distingue, aunque también se suele denominar chopito al alevín del choco. Yo entiendo el chopito como el genérico, aquel que el foráneo usa para designar a un cefalópodo pequeño sea de una especie u otra o un alevín, es decir, que quiere comerse un puñado de cefalopodos chicos fritos con harina.

El choco es duro y a partir de un tamaño habría que dejarlo al menos un día en el frigorífico o congelarlo. Las almendritas no son duras y su sabor es mucho más agradable cuanto más frescas son. En alguna ocasión he visto las almendritas a la venta envasadas y congeladas.

A mí me gustan los chocos frescos por su sabor, pero a partir de 750 grs., si los voy a consumir fritos, o los dejo un día en el frigorífico o los congelo tan pronto como pueda. Hay varias características que distinguen los chocos frescos a los ya pasados o descongelado:

–  Cuando son muy frescos, el factor determínate es que suelen soltar la tinta al limpiarlos, dejando todo manchado de negro.

–  El color rosado es mal síntoma, suele tener más de 3 días.

–  Al cefalópodo descongelado, la bolsa de tinta se le queda compacta.

–  Cuando los venden limpios, en piezas o en tiras, suelen ser descongelados o de más de 3 días. Por cierto que hay unas maquinas que limpian los chocos curiosísimas, no los estropean y los dejan perfectamente limpios sin piel.

–  Un choco congelado no es un problema, ni esta malo, eso sí, mejor congelarlos sucios, tal y como los compras, sin limpiar. Un choco grande bien congelado y descongelado es la forma ideal de consumirlo.

Esta receta me la dió un amigo. Me invito a comer amenazándome con sorprenderme y sin duda lo hizo. Me comento que había probado algo parecido en Mazagon y  al tratar de deducir como se podía haber preparado aquella original receta obtuvo un producto final diferente pero de muy buen resultado.

 

Almendritas, la maquina del tiempo.es

Almendritas

Ingredientes:

–  Almendritas (choquitos)

–  Ajo

–  Laurel

–  vino blanco

–  Ron ó brandy

–  Maicena

–  perejil

–  cebolla

–  Pimienta roja y  blanca picada

Preparación:

1º- Se pone a sofreír en aceite varios ajos machacados y cuando estén dorados se pone una hoja de laurel y las almendritas, a fuego lento.

2º – Se pone un poco de sal y una vez comienzan a echar las almendritas la tinta (color negro, no confundir con marrón) se añade un poco de ron o brandy. Si las almendritas son congeladas hay que tener más cuidado ya que la tinta no se diluirá apenas,  entonces hay que recurrir al sistema vulgarmente conocido como “a ojímetro”.

3º – Se retiran las almendritas y se reservan (que no hayan quedado pasadas).

4º – En la salsa que ha quedado se añade vino blanco, un poco de agua y maicena y se deja espesar la salsa, que se verterá sobre las almendritas.

5º- El plato se sirve frio, montando sobre las almendritas una capa de cebolla bien cortada y poniendo algo de perejil picado fresco y pimienta picada al gusto.

Share

Comments are closed.