Canal la cocina del tiempo

Marrajo a la plancha. Martin Brody, Tiburón

En 1975 Steven Spielberg rueda “Tiburon” . Era un director de escasa trayectoria, había grabado algunos cortometrajes, un largometraje y un telefilme de éxito, pero por algún motivo “la Universal” le da un encargo que finalmente desembocó en un mítico éxito.

Marrajo plancha, la maquina del tiempo.es

Marrajo plancha

Pero el bicho – el tiburón- parece que no era del agrado del Director que, en un estilo Hitchconiano, no mostró al espécimen, en todo su esplendor, hasta bien entrada la película. Yo tengo mis dudas sí Spielberg realmente quería crear suspense o sí el escualo diseñado, excesivamente grande y con poco realismo, había que reservarlo para las escenas cruciales donde la sorpresa y el pánico disimularían los pormenores del animal.

Aquella intriga estaba perfectamente diseñada antes de enfrentarse a la pantalla. Días antes, televisión, radio, prensa y corrillos, se encargaban de machacar el celebro de los espectadores: Tiburón, Tiburón, Tiburón…… Cuando uno se sentaba en la sala miraba debajo del asiento con cierto disimulo y,…… venga a esperar al tiburón………., hasta que finalmente sale. Menos más que Martin Brody (El jefe de policía encarnado por Roy Scheider), in-extremis, cuando ya nos daba igual que nos comiera el tiburón, logro salvar a la humanidad de tan temible amenaza.

Martin Brody , la maquina del tiempo.es

Martin Brody

Mientras tanto, en el otro lado del mundo, en un lateral del mercado de Cádiz, el bar “Merodio” , garantizaba a sus clientes que todo el pescado allí servido había trabajado de extra en la película.

También en Cádiz, un verano – hará 10 ó 15 años -, un tiburón de gran tamaño entro en la bahía buscando los manjares de aquellas aguas. La prensa local aseguro que Roy Scheider no llego a matar al tiburón, que consiguió saltar de la pantalla y se había instalado en la Bahía de Cádiz, causando el recelo de los que queríamos meternos en remojo. Finalmente resulto ser un marrajo de tamaño singular que hoy descansa en “estómagos agradecidos”.

El marrajo, pariente del tiburón, es sin lugar a duda uno de los sabores más exquisito del mar.

Marrajo filete, la maquina del tiempo.es

Marrajo filete

Se puede preparar de muchas formas. Siendo bien fresco me inclino por degustar su sabor y para eso lo más simple es prepáralo a la plancha, acompañado de patatas cocidas y rociándolo todo con salsa de aceite, ajo y perejil, según el gusto de cada persona. Cuando compro más marrajo del que voy a comer en el día, congeló un trozo que, aunque prácticamente no pierde características, luego ya no solemos preparar a la plancha, optamos por prepáralo con tomates, guisado con patatas, en amarillo,…

Tiburon, la maquina del tiempo.es

Yo de pequeño tenía claro que las ballenas eran buenas y los tiburones eran malos, pero Spielberg, con su película, aparte de encumbrarse como un gran director de cine, hizo que tuviese más claro todavía que los tiburones no eran malos,… ¡eran malísimos!, alimentando con ello el miedo a los tiburones y provocando la fobia conocida como “Selacofobia”. Y yo me pregunto entonces, ¿porque a mí me gusta la carne de tiburón y aun no he probado la de ballena?

Share

Comments are closed.