Canal la cocina del tiempo

Ensaladilla de Pulpo. El mercado de Cádiz y Lucio Lúculo

Ensaladilla de pulpo, la maquina del tiempo.es

Ensaladilla de pulpo

La gastronomía de Cádiz y su provincia es el resultado de la influencia de fenicios, romanos y árabes, interpretada con el mismo ingenio que el carnaval.

Hace un fin de semana, en Cádiz, como otras veces hemos ido por los alrededores del mercado, a comprar pescado, a tomar nuestras tapas y a disfrutar la vida en la calle. Aunque por mucho que vaya siempre hay algo distinto, Cádiz es un sitio con mucho encanto donde me siento muy a gusto,  ¡muy cómodo!. En esta última ocasión mi hermana me dijo una forma de preparar el pulpo que me ha gustado, en ensaladilla.

A mí me gusta mucho el resultado de la remodelación del nuevo mercado, la distribución y la sensación de amplitud, aunque como todo tiene sus inconvenientes y uno de ellos es más bien un problema generado por el malfuncionamiento del alcantarillado, que en la zona del pescado podría hacer pensar que el pescado es de confianza, es decir, que lleva  allí varios días cuando en realidad el olor no es del pescado fresco.

No estaras pensando comertelo crudo?, la maquina del tiempo.es

No estaras pensando comertelo crudo?

El optopus vulgaris tiene una carne muy sabrosa, sí su tamaño es mayor de un kilo – que es lo habitual – es mejor congelarlo, sin limpiar, y así resulta más blando después de cocer [para cocerlo, una vez descongelado, sí hay que limpiarlo].

Otra especie es “el pulpo maricón” (no es un insulto ni mucho menos, así lo llaman los pescadores, bien cierto que en los puertos deportivos los llaman pulpos gay), se trata del “eledone cirrhosa”, se distingue por ser de menor tamaño y al tacto, ya en crudo, se aprecian unos tentáculos más rígidos, desprende un olor enmascarado como a cosméticos y la distinción más clara es que solo tiene una hilera de ventosas por tentáculo, en comparación con el vulgaris que tiene 2 hileras de ventosas. Su carne – mucho más dura-  necesita más cocción de la habitual, en ocasiones me los regalan y suelo cocinarlos con patatas o garbanzos y también muy cocidos para hacer empanada, pero en general resultan duros.

Los pulpos llevan una existencia acompañada de leyendas, al igual que otros cefalópodos, esta también tiene su origen en el monstruo gigante, el afamado Kraken, que se distinguía en las profundidades por las  dos llamas de fuego que asemejaba su mirada, capaz de arrastrar un barco al fondo marino y temido al emerger – por el enorme remolino generado por la masa de agua desplazada – que se tragaba todo lo que encontraba a su alrededor.

Pulpos, la maquina del tiempo.es

Pulpos

Otras de las leyendas se centra en la antigua ciudad romana de Málaga, donde parece que un pulpo gigante, de una dimensión descomunal, acudía todas las noches a los secaderos de pescado a darse un banquete, haciendo desaparecer el pescado que habían dejado a secar. Finalmente el pulpo fue capturado y debió rendir cuentas, entre otros, al extravagante Lucio Lúculo, persona de buen comer, apasionado por la gastronomía y los placeres, que una vez conocida la existencia del animal pidió que le trajeran la cabeza,  con la que – según cuentan – fueron innumerables los comensales y festines que disfrutaron con tan suculento manjar.

Era Lucio Lúculo, según cuenta la historia, un amante del lujo y de las exquisiteces, sus cenas eran famosas en todo el imperio Romano, a tal punto, que en una ocasión – en la que no tenia invitados a la mesa – sus criados le prepararon una cena discreta sin más extravagancias, Lucio los reprendió exclamando “¿pero no sabían, que hoy Lúculo cenaba con Lúculo?”

Ingredientes

–          Pulpo  (he usado un pulpo pequeño de un kilo)

–          Patatas

–          Sal

–          Mahonesa

–          Pimentón

Preparación

1º – Se cuece el pulpo (En agua hirviendo con una cebolla se mete el pulpo durante al menos 45 minutos, depende del tamaño del pulpo, pero en definitiva  la práctica es la que te marca el tiempo de la cocción).

2º – Una vez saco el pulpo del agua, añado un puñado de sal y en ese caldo cueco las patatas peladas.

3º- Una vez cocido el pulpo he usado las partes más finas de los tentáculos  y la cabeza, que he picado con un cuchillo en pequeños trozos. Las partes más gruesas de los tentáculos la he reservado para otros menesteres.

4º – Con las patatas ya cocidas las he triturado con un tenedor y las he mezclado con el pulpo picado, una cucharada de pimentón y la mahonesa.

5º – Lo he dejado reposar en el frigorífico 4 o 5 horas y listo.

Share

Comments are closed.