Canal la cocina del tiempo

El vino, hidalgo caballero

Vino, la maquina del tiempo.es

Vino

Aterciopelado, tinto, suave y noble

con cuerpo, bien criado, recio,

dormido en vieja cuna de roble.

 


Vino nuevo, blanco, sedoso, en silencio,

de la tierra, la cepa, la luz de su vida,

uvas poco maduras aguardan su juicio.


 

Solitaria espera de la fruta erguida,

Sol dorado que el  labrador cosecha,

de ilusión perpetúa, con avidez sabida.

–  Que son esos versos que cantureas, amigo Sancho?

–  Se trata del vino. Sabe vuestra merced, que Dionisio – Dios del vino y la vendimia – hijo de Júpiter y Sémele, ebrio sobre su burro tenía el don de la reencarnación.

–  No conocí, ni conozco a caballero alguno que desde “Amadis de Gaula” hasta nuestros días se atreva a cabalgar ebrio sobre un rucio para enardecer la historia de la caballería.

–   Así es, pero déjeme contarle, que ese tal Dionisio se reencarna – cada primavera – en el fruto de la vid, donando su sangre – cada invierno – a los mortales para captar almas a su causa.

–   Ay amigo Sancho, que nunca has de terminar de aprender.

–   Mi señor, acaso ya no recuerda que ajusticio al gigante en el reino de Micomicón?, como cortóle la cabeza cubriendo de sangre el suelo de la posada?; pues se trataba de Dionisio, encarnado en un pellejo de vino y que aun sigue vivo.

–  Sancho, que la ventura trajo a mi encuentro a ese gigante o Dionisio, como vos le llamáis, y desde entonces su sangre riega las tierras de la Mancha cada primavera.

–   Y sabe, también, vuestra merced, que a este vino de nuestra tierra llaman ahora de origen  de La Mancha.

–   Qué barbaridad, pudiendo haberlo denominado de “Campo de Criptana”  en honor a la doncella más hermosa que nunca vio la luz.

–   No, mi señor, debe recordad vuestra merced que la moza más hermosa de la comarca es del Toboso, Doña Dulcinea.

–   Callad malandrín, que la historia también cambia con las generaciones, que hoy no hay doncella más hermosa en la comarca que Sara Montiel.

–  Pero, mi señor,………..¡que nuestra leyenda no se hubiera forjado si no hubiera sido por mor de Doña Dulcinea!

–  Si Sancho, ni tampoco se hubiera forjado por mor del vino, que cada uno tiene sus debilidades  y el propósito del vino no es cosa mía!

Uvas, la maquina del tiempo.es

Uvas

 

Participante en el I Premio Vinos y Blogs del III Concurso de Vinos del Noroeste.

 

Share

1 comment to El vino, hidalgo caballero