Canal la cocina del tiempo

El Alamo Blanco

Helios, Dios del sol, conducia diariamente el carro del fuego y lo hacia desde que el sol lanzo su primer destello en el universo. Cada día sacaba su carro tirado por caballos y a su paso la tierra agradecida respondía con sus estaciones.

Faetón, hijo de Helios, mimado, caprichoso y fanfarrón le decía a sus amigos que el podía manejar el carro del fuego como lo hacia su padre y un día le pidió que le prestará el carro del fuego para controlar las estaciones. Helios, responsable, le dijo que no, que era joven e inexperto y que ya llegaría su momento.

Alamo blanco

Alamo blanco

Pero Faeton desobedeció a su padre y un amanecer antes de que Helios sacara el carro se apresuro a salir con él. Los caballos no conocían su voz y no obedecían, tan pronto salía un sol sofocante como se ponía a nevar por el trote alocado de los caballos, los desastres se sucedían al paso de Faetón.

Helios despertó y se apresuro a ayudar a su hijo, pero Zeus, Dios de todos los dioses, alertado del desastre lanzo un rayo para parar el carro, matando a Faetón que cayo junto a un lago de agua dulce.

Luna, la maquina del tiempo.es

Luna

Heliades, que quería a su hermano Faetón con locura, lloraba desconsolada y suplico a su padre estar siempre junto a su hermano. Zeus, que escucho su suplica, se enojo tanto que la castigo convirtiéndola en un árbol que crecería al lado del lago donde yacía su hermano.

Alamo blanco, la maquina del tiempo.es

Alamo blanco

Cuando, junto a un lago de agua dulce, la sombra de un álamo blanco te oculte el sol, mira hacia arriba y veras las lagrimas blancas de Heliades, como copos de nieve, llorando amargamente la muerte de su hermano que yace a sus pies.

Share

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>