Canal la cocina del tiempo

Diario de un navegante I – Bacalao al Pil-Pil

Suelo ir a la oficina andando, salgo de casa, cruzo un parque y en pocos minutos estoy en el trabajo.

Hacía un tiempo que venía observando a un hombre sentado siempre en el mismo banco.  Su aspecto no es bueno, es mayor, con la tez muy morena y áspera, quemada por el sol y sus ropas antiguas, pero no sucias.

A fuerza de verle tantos días comenzó a saludarme y yo le correspondía.  Habla como los antiguos, su voz es rota y pausada. Su aspecto me recuerda al de un mendigo  con clase, que no mendiga.

Navegante. la maquina del tiempo.es

Siempre lo he visto solo, a la misma hora, sentado en el mismo banco. En alguna ocasión he mencionado algo en el trabajo pero  mis compañeros no le han visto nunca o simplemente no se han fijado en él.

Hace unos  días, yo iba bien de tiempo y él  llamo mi atención, me acerque  y estuvimos hablando un rato. Sentados en el banco, uno junto al otro, cambiamos algunas impresiones, realmente escuche lo que él quiso contarme, parecía que llevase siglos sin hablar con nadie.

Me conto, este viejo marinero, que aquí  tuvo amigos, aunque desgraciadamente murieron hace tiempo y  que  aunque no es español  guarda muy buenos recuerdos de esta tierra. Con cierta ironía me dice Huelva ha cambiado tanto  desde su última visita que parece un mundo nuevo.

Por mi gusto a la cocina le hice algunas preguntas sobre la comida de la Huelva que tan buenos recuerdos le traía. Me contesto que a él no le gustaba estar en tierra, que le gustaba navegar, hacer largos trayectos y en la mar  la comida se lleva mal y relaciono algunos alimentos que  solía comer: Queso, carne ahumada, fruta seca, pan, gallinas que llevaba vivas en los viajes, bacalao, agua y vino.

Bodega de Carabela, la maquina del tiempo.es

Bodega de Carabela

Sinceramente creo que está un poco chiflado. Me quede un momento callado y por no decirle, ¿hombre, me tomas el pelo?,  exclame,  ah! A mi me gusta mucho el bacalao!,  lo suelo preparar  en una cazuela al pil-pil , me miro con la misma sorpresa que yo había experimentado un minuto antes y me dijo,  ¿ y  como es eso? , me dio la impresión que estuvo a punto de decirme,  ¿hombre, me tomas el pelo?

Pues mira, conteste,  hay varias formas de preparar el pilpil, yo  lo hago de  la manera más fácil,  con

–          Aceite

–          Bacalao

–          Guindillas y ajo

Una vez el bacalao esta  desalado, pongo en una cazuela aceite y sobre el aceite caliente frio unos ajos en láminas y las guindillas, que una vez fritos retiro y aparto para el final.

Luego dejo templar el aceite y  pongo el bacalao en trozos  dejando que el bacalao que cueza unos 10 minutos  para que vaya soltando su caldo, removiendo de forma  circular el caldo y movimientos de  vaivén el recipiente para que vaya formando la salsa.  Una vez este bien cocinado pongo los ajos y la guindilla por  encima y se sirve, nada más terminar de retirarlo del fuego,  en la misma cazuela de barro.

Bacalao al pil pil. la maquina del tiempo.es

Bacalao al pil pil

Sin duda, este hombre  es un tipo raro, a pesar de su aspecto, genera confianza, se ve seguro de sí mismo,  resuelto, decidido, capaz de convencer, de conversación agradable, en sus buenos tiempos debió ser un galán con las mujeres.

También me ha contado que tuvo dos hijos pero que ya fallecieron. Cuando me marcho hacia la oficina pienso  que la vida es complicada, y lamento que cualquier golpe de mala suerte, puede llevarte a una situación como la suya!

Ayer pase, nuevamente, por el parque, iba acompañado de un compañero de la oficina, pero él no estaba allí, parece que me evita cuando voy acompañado!.  Me recuerda la leyenda del  “cadejo” (de Antigua  Guatemala), aquel perro blanco que cuida de los borrachos tirados en el suelo y que según cuentan sí llega a lamerte la boca cuando, embriagado, reposas inconsciente en el suelo, jamás podrás deshacerte de él, te acompañara durante todas las noches pero sin que nunca consigas alcanzarlo.

Share

Comments are closed.