Canal la cocina del tiempo

¡Di gracias a Dios por no tener dinero!

Es raro decir esto y no se trata de un mensaje navideño, sino de una anecdota que puedo contar.

En el año 83, yo era un joven estudiante de carrera, más tieso que la mojama y con una afición por la música descomunal.

Había llegado a Madrid en el 1979 procedente de Sevilla y allí permanecí los siguientes  25 años.

Madrid estaba en su mejor momento de explosión y creatividad musical, las influencias musicales europeas  y un cambio drástico en la sociedad hicieron posible el resurgir de un movimiento musical inédito en España.

Aunque yo  había empezado con Asfalto, Topo, Jimi Hendrix  y  Led Zeppelin, en ese momento me debatía entre Nacha Pop, Elegantes,  Pegamoides,  Polanski, La mode, Bowie, Queen…. Sin olvidar a Jaime y Susana de los Monaguillos con los que había compartido aula en el instituto de Pozuelo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=uZhkIM81viY[/youtube]“Esta grabación, de 1983, cortada y de poca calidad, la he sacado de una antigua cassette, gracias a un magnifico aparato que he comprado para convertir vinilos y cassettes, que me ha llenado de recuerdos al escuchar una maqueta de Carlos Berlanga cantando “Perlas ensangrentadas”, aun  sin
la compañía de Alaska”

Subidos en mi R-8, la tarde del  16 de diciembre de 1983, nos dirigimos desde Pozuelo  a Rock-Ola, , Agustín, Mario y yo,  y allí nos encontramos con Antonio que fue en su vespa,  hace hoy justamente 26 años. El motivo era excepcional: Un concierto de Nacha Pop. Los habíamos escuchado varias veces en concierto,  (*), pero hacia algún tiempo que no les veiamos.

La entrada carísima para unos estudiantes, que con el poco dinero que les quedaba debían ingeniárselas para poder ingerir algo de alcohol, en forma de “chatos de vino”, quizás a 7 u 8 pesetas cada chato,  en la tasca que se encontraba junto a Rock-Ola.

Nacha pop, la maquina del tiempo.es

Nacha pop

El concierto no lo recuerdo como el mejor que vimos pero cubrió las expectativas, sobre todo la ansiedad que nos había generado. Después del concierto  los escases de fondos nos obligaba a salir fuera, a  nuestra añorada tasca,  a conseguir bebidas, hasta que el portero de Rock-Ola harto de nuestros vaivenes  se planto y no nos volvió a dejar pasar.

Ya era tarde, pero, en viernes, la noche no había hecho más que empezar. Mario insistía en ir a Alcala-20, “¡el relaciones es  amigo mío y nos invitará a copas!” repetía continuamente, pero yo me negaba ante la realidad que teníamos la gasolina justa para volver a Pozuelo y me veía con el coche parado en la cuesta de las perdices.

Finalmente medio cabreados, conmigo, cedieron y regresamos a gorronear las últimas copas a Pozuelo.

Aquella noche, en la madrugada del 17, Alcala-20 se quemo  con un desenlace fatal.

Muchas veces, los años siguiente, recordamos aquello y bien cierto es que de haber tenido 100 ó 200 pesetas en los bolsillos hubiéramos puesto la gasolina necesaria para seguir la juerga.

Hace mucho que no veo a aquellos viejos amigos y desgraciadamente a alguno, quiza el mejor de todos,  no lo vere más, aunque lo tengo muy presente.

(*) Nacha pop había actuado algún  año antes  en  las Fiestas del Carmen de Torrelodones (en el antiguo auditorio, que no sé si aun existe), ante muy pocas personas, con entrada libre, tocaron “Chica de ayer”, a pesar de su intención de no volver a hacerlo, en directo.

Share

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>