Canal la cocina del tiempo

Chorizo al infierno y el diablo

Chorizo al infierno, la maquina del tiempo.es

Chorizo al infierno

En una de nuestras salidas al Algarve encontramos esta prodigiosa creación de la ciencia cuyo fin es asar chorizos, y es que no hay que restar importancia al asunto ya que su utilidad y sus sencillez  hacen de ella un utensilio practico que te permite saborear una excelente tapa de buen chorizo asado, por ejemplo en la terraza de tu casa,  sin necesidad de hacer una barbacoa.

Assa chouriço, la maquina del tiempo.es

Assa chouriço

Los ingredientes son simples: un buen chorizo fresco (mejor ibérico) y una botella de Brandy (mejor del de menos de 3 € la botella, arde mejor), en caso de no tener brandy con alcohol de 96 grados vale.

 

Las precauciones:

– Poner la cazuela de barro sobre una tabla de madera

– No tocar la cazuela de barro ni durante ni después de usarla hasta que se enfrié.

– No rociar agua sobre el alcohol para apagarlo, simplemente dejarlo que se consuma  o ponerle un paño de cocina encima para ahogar el fuego.

Un buen tinto, pan y el chorizo que – una vez preparado –  vamos deleitando tranquilamente en un ritual que conduce a la conversación, una conversación que pudo ser algo como esto:

– Os habéis fijado que nos han inculcado una idea de infierno aparejada al fuego?

– Supongo que se busco una idea de horror y sufrimiento para disuadirnos del mal, aunque puedes morir ahogado, el agua es vida y la idea de morir ahogados casi no nos perturba, en cambio el fuego es terrible, el fuego lo destruye todo, entre mil nadie desearía una muerte así.

– Eso si, el diablo (lo había puesto con mayúscula, pero he rectificado por si la inquisición) se maneja perfectamente  con su tridente. Una imagen curiosa, su tez roja tostada, sus pequeños cuernos y su rabo con punta de dragón, vamos que no le falta un detalle al tipo, solo les faltan los clientes – los malos clientes o los clientes malos – para ir alimentando su parrilla.

El diablo

El diablo

–  ¡Las controversias del catolicismo y las escenificación al pueblo llano!;

  • Me dices que el infierno es un lugar de sufrimiento, un paraíso incandescente.
  • Que la conducta/conciencia debe regir nuestro comportamiento y fuera de esas normas están los pecados que por cierto conllevan sanción.
  • Que él del rabo con forma de triangulo es el verdugo que se pasa la vida dándonos manzanas y resulta que llevo toda la vida pensando que la fruta era buena.

–  Hombre, yo creo que el pueblo ya no es tan llano y esto había que explicarlo de otra forma, aunque es posible que no interese explicarlo, no vaya a ser que alguien piense que la sociedad civil puede sustituir perfectamente a una religión caótica. El que mejor lo entendió fue el Don Manuel de Unamuno:Todas las religiones son verdaderas en cuanto hacen vivir espiri­tualmente a los pueblos que las profesan, en cuanto les consuelan de haber tenido que nacer para morir”.

–  Yo, que me eduque en la versión catolica del cristianismo, me gusta decir que soy cristiano, me gusta también respetar las tradiciones y sus valores, pero me cuesta – por devoción-  asumir ofensas a la inteligencia.   En fin, que hubiera sido más simple haber preparado unas costillas al carbón y haber mandado el chorizo al infierno.

Share

Comments are closed.