Canal la cocina del tiempo

Alitas de pollo laqueadas para honrar a Daniel Gabriel Fahrenheit

Alitas de pollo laqueadas, la maquina del tiempo.es

Alitas de pollo laqueadas

Fahrenheit y mi exceso de confianza han sido los responsables de estar a punto de convertir las alitas de pollo laqueadas en alitas de pollo al carboncillo.

El pasado 23 de enero comenzaba el año nuevo chino, el año del dragón. “Tenía el pensamiento que las alitas de pollo serian perfectas para preparar en honor del Año nuevo chino” decía el articulo de David Tanis en el New York Times  y yo no es que tuviera intención de honrar al nuevo año chino – porque las cosas no están como para honrar a nadie – pero me gusto la foto de la receta y me propuse hacerla. En cuanto a los ingredientes cambien prácticamente todos, pero me quede con lo fundamental para conseguir el laqueado. En cuanto a la maceración de las alitas use ingredientes diferentes, no me gustan las especies picantes y las omití.

Yo había comido pato laqueado en varios lugares de Asia y recuerdo sobre todos  dos de ellos, uno en Pekín en la plaza de Tianament, no recuerdo el nombre del restaurante porque estaba escrito muy raro, pero sí recuerdo que en aquellos días los chinos preparaban las celebraciones para el final del colonialismo ingles sobre  Hong Kong que se produciría 13 días después – no es que tenga una memoria prodigiosa, es que me hice una foto con un reloj que marcaba la cuenta atrás por segundos  – y el otro, el mejor con diferencia,  estaba en Bangkok, en Silom Road, aun recuerdo el nombre del restaurante chino “New Rincome Restaurant”, y este sí que puedo decir que se trata de una memoria prodigiosa ya que fue hace 22 años.

Alitas laqueadas, la maquina del tiempo.es

Alitas laqueadas

Vuelvo de nuevo al NYT y al proceso de laqueado, donde dice textualmente:

 “Baking the wings in a relatively hot (375-degree) oven is a good idea”

Y claro, yo me cuido de leer detenidamente el texto pero cuando llego a los números,  que son iguales que los nuestros, me digo “¡esto esta chupao!” y pienso “vaya con los hornos que tiene en Nueva York, alcanzan los 375 º, bueno, pues  yo pondré el mío a tope y lo dejare mas rato”

Y aquí es donde Daniel Gabriel Fahrenheit alcanza su máxima responsabilidad en detrimento de mis alitas. En 1724 definió un sistema de medición de temperaturas basado en la congelación  del agua (32º F) y su ebullición (212ºF), sistema de medición que Celsius utilizo en 1742, redimensionando la escala de manera que la congelación del agua se produce a 0º C y su ebullición a 100º C, sistema – este último – que por cierto utilizamos en Europa, es decir, que los 375º Fahrenheit del NYT  son unos 180º Centígrados del horno de mi casa. Afortunadamente, siguiendo la receta del NYT, pasados los 10 primeros minutos, en los  que debía regar las alitas con su jugo y darles la vuelta me di cuenta de la clase de individuo que debió ser Fahrenheit y automáticamente corregí como pude el sistema de medición.

A partir de ahí todo salió a pedir de boca y las alitas estupendas….

Ingredientes:

–   Alitas de pollo

–   Limón

–   Miel de caña

–   Salsa de Soja

–   Pimienta blanca molida

–   Jengibre

–   Sal

–   Naranja

–   Espinacas frescas

–   Yema de huevo

Preparación:

1º – Macerar las alitas, al menos 8 horas, con limón, miel de caña, salsa de soja, pimienta blanca, jengibre y  sal. En la receta original no aparece por ninguna parte ni el limón, ni la miel de caña y si aparece la cayena.

2º – Poner las alitas en una fuente con el horno a 180 º C (375º F), pintándolas con un pincel bañado en yema de huevo (esto tampoco está en la receta del NYT)

3º – Regar las alitas cada 10 minutos con su jugo y darles la vuelta  pintándolas con yema de huevo cada vez que les doy la vuelta

4º – En el plato las coloque sobre espinacas frescas y rodajas de naranjas, con trozos de pepinillo por encima. Por cierto que esta guarnición va muy bien a las alitas. En cuanto a las salsa, lo comimos acompañado de salsa agridulce y salsa barbacoa con miel.

 

Share

Comments are closed.